15 de marzo de 2011

Cuesta digerir ausencias
con la lluvia intermitente
trabada en los pies,
asfixiando las manos;
cercenando el verso neonato
parido entre la podredumbre humana
que me abandona a la deriva.

No hay comentarios: